10 de abril del 2.024

El Método Doman, desarrollado por el médico Glenn Doman, se centra en el aprendizaje acelerado y se ha utilizado principalmente en la educación temprana y en el tratamiento de niños con discapacidades cognitivas. Aunque inicialmente se diseñó para el trabajo en el hogar, algunos de sus principios pueden adaptarse al aula para enriquecer el aprendizaje de los estudiantes. Aquí hay algunas formas de incorporar el Método Doman en el aula:

Estimulación temprana: El Método Doman enfatiza la importancia de la estimulación temprana. En el aula, esto puede traducirse en proporcionar experiencias de aprendizaje ricas y variadas desde una edad temprana, centrándose en la exposición a diferentes conceptos, habilidades y áreas del conocimiento.

    Uso de tarjetas de palabras y objetos: El Método Doman utiliza tarjetas de palabras e imágenes para enseñar vocabulario. En el aula, puedes crear tarjetas de palabras con imágenes correspondientes y utilizarlas para enseñar nuevos términos. Por ejemplo, puedes tener tarjetas con imágenes de animales y sus nombres correspondientes para enseñar vocabulario relacionado con la naturaleza.

    Enfoque multisensorial: El Método Doman aboga por un enfoque multisensorial para el aprendizaje, utilizando todos los sentidos. En el aula, esto podría significar incorporar actividades prácticas, manipulativas y experiencias sensoriales en la enseñanza de conceptos difíciles.

    Rutinas y repeticiones: El Método Doman hace hincapié en la importancia de la repetición y la práctica regular. En el aula, puedes establecer rutinas claras y proporcionar oportunidades frecuentes para que los estudiantes practiquen y revisen lo que han aprendido.

    Individualización: El Método Doman reconoce la importancia de adaptar el aprendizaje a las necesidades individuales de cada niño. En el aula, puedes diferenciar la instrucción para satisfacer las diferentes habilidades, intereses y estilos de aprendizaje de tus estudiantes.

    Enfoque en la positividad y el refuerzo: El Método Doman promueve un ambiente de aprendizaje positivo, donde se enfatiza el refuerzo y la celebración del progreso. En el aula, puedes utilizar el refuerzo positivo, el elogio y las recompensas para motivar a tus estudiantes y fomentar un sentido de logro.

    Aprovechamiento de los intereses de los estudiantes: El Método Doman sugiere aprovechar los intereses naturales de los niños como punto de partida para el aprendizaje. En el aula, puedes incorporar los intereses y pasiones de tus estudiantes en tus lecciones, haciendo que el aprendizaje sea más relevante y significativo para ellos.