14 de febrero del 2.024

Para la psicología la envidia es sentir tristeza o pesar por el bien ajeno. la envidia aviva sentimientos de impotencia e incapacidad, es desagradable y dificulta nuestra relaciones con los demás. La envidia en la infancia surge desde los primeros años de vida, cuando el niño comienza a relacionarse con su entorno familiar y escolar.

En este contexto, si el niño se siente amenazado por la pérdida de algo que quiere, experimentará un sentimiento de vacío y deseará conseguir todo lo que no posee o cree que puede poseer.

ASPECTOS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA PARA TRABAJAR CONDUCTAS DE ENVIDIA EN EDADES TEMPRANAS

  1. CARIÑO Y AFECTO

Ser cariñosos y respetuosos con LOS MÁS PEQUEÑOS, estando siempre muy atentos a sus características y necesidades individuales

  • LA ESCUCHA

Ayudarles a verbalizar sus emociones, sentimientos, pensamientos… demostrarles lo importante que es para nosotros lo que ellos piensan o sienten.. demostrarles comprensión.

  • RECONOCIMIENTO DE LAS CUALIDADES DE CADA INDIVIDUO QUE NOS HACE ÚNICOS

Evitaremos hacer comparaciones entre nuestros hijos o entre nuestro grupo de alumnos, cada uno debe aprender a reconocer sus aptitudes y sus limitaciones individuales. todos somos maravillosamente únicos.

  • CUIDAR SU AUTOESTIMA

·Potenciar sus aspectos positivos y Alabar siempre las cualidades de cada uno, haciéndoles sentir importantes y necesarios. esto les ayudará a mejorar su autoestima y su seguridad.

  • EDUCAR EN LA EMPATÍA

Enseñándoles a ensalzar y valorar todo aquello que los otros hacen bien, generando así, sensación de igualdad entre todos, ya que cada uno aporta algo bueno y necesario para el grupo.