28 de marzo del 2.022

La Disciplina Positiva promueve “educar desde la amabilidad y la firmeza” basándonos en el respeto, ayuda y comprensión. Es la filosofía de los psiquiatras Alfred Adler y Rudolf Dreikurs.

  •  pensaba que lo último que necesita un niño para sentirse motivado a cambiar su comportamiento es el autoritarismo y el castigo.
  • observó que anhelamos profundamente ser parte de una comunidad, y aprender las habilidades para contribuir en la comunidad, o tener un interés social, es un componente importante de la salud mental a largo plazo.

Los criterios para una disciplina positiva:

  • Amable y firme al mismo tiempo, respetuoso y motivador.
  • Conexión saludable que contribuye a que los niños se sientan queridos, significativos e importantes.
  • Eficaz a largo plazo. Descartamos las herramientas a corto plazo que no salvaguardan la dignidad infantil 
  • Error como gran oportunidad de aprendizajeEnseña valiosas competencias sociales, respeto, interés por los demás, habilidad para resolver problemas, responsabilidad, participación, colaboración.
  • Pone de relevancia el valor y las fortalezas individuales, a través de la capacitación y el trabajo.

Propósitos de la Disciplina Positiva

  1. Conoce sus necesidades e inquietudes.
  2. Sé generoso y firme.
  3. Céntrate en soluciones y no en consecuencias.
  4. Involúcrale en las soluciones.
  5. Elabora una rutina de acciones.
  6. Planifica por adelantado las posibles soluciones.
  7. Cuida tu lenguaje.
  8. Motívale.
  9. Haz que se responsabilice de lo ocurrido y de la solución elegida.
  10. Recompensa la modificación conductual.