10 de marzo del 2.022

¿Por qué se dan las conductas inapropiadas en niños de temprana edad?

No podemos olvidar que, en la mayoría de los casos, detrás de un comportamiento inadecuado hay un objetivo, un propósito, un mensaje… es decir, el niño nos quiere contar algo.

¿Por qué cuando un alumno tiene un mal comportamiento en clase, no nos preguntamos antes de apartarle del grupo y ponerle a pensar en qué momento hemos enseñado o practicado pautas para evitar esa conducta? O en casa…

Algunas de las causas que provocan en niños conductas negativas:

  1. Necesidades básicas NO CUBIERTAS en muchos casos la mayoría de los comportamientos inadecuados se deben a una respuesta física, psicológica y emocional ante un malestar o una necesidad no cubierta en ese momento como el hambre, la sed, el sueño, el cansancio incluso el aburrimiento… el niño intenta expresar cómo se siente a través de su conducta ya que no tiene capacidad de hacerlo a través de su lenguaje.
  • Búsqueda de atención Muchos niños se comportan inadecuadamente porque están en una búsqueda constante de atención por parte del adulto. ¿LOS MOTIVOS? (por celos, porque en situaciones específicas se sienten ignorados, por inseguridad…)

 “Soy el centro de tu atención cuando me hago notar… por lo tanto, en ese momento consigo ser importante para tí”. Cuando un niño tiene un comportamiento inadecuado consigue que hablemos de él y de todo lo acontecido… en definitiva, focalizamos nuestra atención en él pero de forma contraproducente, pues esta consiguiendo protagonismo a través de un hecho negativo. Sin darnos cuenta estamos retroalimentando este tipo de conductas.

  • Venganza “no me tienes en cuenta, pero al menos puedo devolverte el daño que me has hecho”.
  • Desconocimiento En la mayoría de los casos, nadie les ha enseñado de manera adecuada cual es la conducta correcta. Los niños no nacen con las conductas aprendidas, sino que las aprenden por condicionamiento, cuando asocian dicha conducta a una respuesta o estimulo determinado. Por ejemplo, el niño que tiene una rabieta y recibe atención, asocia la rabieta a la atención recibida. De esta forma ha aprendido un tipo de conducta para lograr una respuesta. Necesitan, por lo tanto, una guía de trabajo por parte del adulto a través de la cual, el niño irá vivenciando e interiorizando conductas adecuadas. De ahí la importancia de contar en nuestro proyecto, con un protocolo de actuación y un proceso de trabajo detrás de cada comportamiento inadecuado.