20 de diciembre del 2.021

La Navidad y y todo tipo de vacaciones y tiempo libre pueden convertirse en una pesadilla para las familias, sino se gestionan correctamente.

El mensaje que, en muchas ocasiones, transmitimos los adultos a nuestros hijos, es su deber de estudiar y sacar buenas notas para tener unas vacaciones libres de responsabilidades.

Esa falta de responsabilidades se traduce en la mayoría de los casos en irritabilidad, insomnio, cabios radicales de horarios y cambios conductuales notables, que los adultos no entendemos y no llevamos nada bien.

Es recomendable que en cualquier periodo vacacional nuestros hijos cambien su rutina de trabajo, aunque los procesos de aprendizaje no deben parar nunca, pues su necesidad innata de aprender no caduca en vacaciones y el grado de responsabilidad adquirido durante el curso escolar, debe adaptarse a la nueva rutina vacacional.

¿CÓMO PODEMOS HACERLO?

  • Pon límites claros adecuados a la nueva normalidad.
  • Hazle partícipes de nuevas tareas y responsabilidades.
  • Pregúntale y elaborad juntos una lista de cosas que le gustaría hacer y programad juntos cuando desarrollarlas.
  • Fomenta las actividades creativas y experimentales.
  • Realizad actividades en familia

LAS VACACIONES SON UNA GRAN OPORTUNIDAD PARACOMPARTIR CON TUS HIJOS, DISFRUTAR JUNTOS Y CONOCERLOS MEJOR.