20 de agosto del 2.021

¿SE PUEDEN VER Y TOCAR LAS CONDUCTAS?

La respuesta es SI…

Según Piaget, el pensamiento abstracto se adquiere en la etapa en la que el individuo ya es capaz de pensar y organizar ideas en su mente sin depender de la manipulación de un objeto. Esta etapa suele comenzar alrededor de los 11 años. El pensamiento abstracto se irá desarrollando progresivamente hasta alcanzar su consolidación alrededor de los 15 años.

Sin embargo, el desarrollo social del individuo y la adquisición de conductas, se dan en los primeros años de vida y es de vital importancia trabajar las conductas inadecuadas en estas edades, con el objetivo de ayudar al niño a desarrollar una buena inteligencia conductual, pero con el gran inconveniente de que los niños de la etapa de infantil, aún no tienen desarrollado ese pensamiento abstracto…

 ¿Cómo transmitir a un niño menor de 6 años qué es o cómo es una conducta?  ¿Cómo podemos explicar a un niño de estas edades que, por algo que no puede ver, tocar, manipular… se le castiga “pensando durante un rato”, hasta que todo vuelve a la normalidad?

El primer objetivo de PROYECTO JARQUE FUE DAR RESPUESTA A ESTO. Lo hicimos materializando cada “Conducta tipo” mediante una luz de color en el aula.

Este GRAN AVANCE capacita a los niños de edades muy tempranas a poder relacionar, ver, tocar y entender, a través de luces de colores, las conductas que se suceden en el aula. Estos elementos luminosos dentro de clase, les proporcionarán en todo momento información, y les ayudarán a identificar lo sucedido a través de su color, que nos da información específica sobre el hecho ocurrido:

  • LA LUZ ROJA regula incidentes de rabietas y enfados descontrolados en el aula.
  • LA LUZ AÑIL se activa ante comportamientos de desinterés, peleas, comportamientos agresivos, resistencia ante normas, no ayudar, no empatizar, molestar, exclusión de un amigo, falta de trabajo en equipo.
  • LA LUZ AMARILLA se enciende ante conductas de egoísmo ocurridas en el aula.
  • LA LUZ VIOLETA se activa con comportamientos de gritos, malos modos e insultos.
  • LA LUZ VERDE se enciende ante comportamientos de envidia.
  • LA LUZ NARANJA se activa ante conductas en las que el niño utiliza el lloro como recurso para conseguir algo.
  • LA LUZ AZUL se activa ante comportamientos de ansiedad, impulsividad, nerviosismo…

Las luces, por lo tanto, regulan todos los acontecimientos que se van dando en las aulas durante la jornada escolar. Gracias a ellas, hemos conseguido MATERIALIZAR LAS CONDUCTAS convirtiendo cada comportamiento en un elemento innovador cargado de información que se puede ver, tocar y manipular.

Encendidas, nos indican siempre de una alerta. Nos comunican que algo ha sucedido en el aula, y nos tenemos que poner a trabajar para subsanarlo. Apagadas, sin embargo, nos indican un logro. No hay nada que resolver, todo esta bien.

Existe una luz blanca, que va a regular todos los procesos exitosos dentro del aula… al contrario que las luces de colores, indica UN LOGRO CUANDO SE ENCIENDE.

  • ¿Por qué?

Porque solo se va a encender como premio, cuando el alumno tras haber cometido UN ERROR haya logrado un proceso de reconducción satisfactorio, y haya conseguido apagar la luz de color que se encendió tras el incidente.

OLGA JARQUE