8 de noviembre del 2.020

Hasta ahora dentro de los espacios establecidos en las aulas, uno de ellos va siempre destinado a ser utilizado como zona de confort o reflexión al que acude un alumno cuando tras un error cometido en el aula es apartado del grupo. Suelen tener nombres como el rincón de pensar, el rincón del amor, el rincón de los abrazos…pero todos tienen la misma finalidad: el alumno acude a ese lugar a calmarse durante unos minutos y pensar en lo sucedido. Proyecto Jarque propone convertir ese lugar en 8 espacios diferentes que irán encaminados a calmar, modificar y reconducir cada uno de los errores que se produzcan durante la jornada escolar. Cada uno de estos 8 espacios irá destinado a reconducir una conducta tipo diferente, y cada uno de ellos contará con los elementos necesarios para ayudar al niño en cada caso. El lugar donde se perdió cada color en el cuento, corresponderá al nombre en cada rincón en el aula
La Cueva de las Sonrisas, representa el color rojo del arco iris y va encaminado a gestionar comportamientos de rabietas y enfados sin sentido o descontrolados en el aula
El Mundo de la luz, representa el color añil y es el espacio donde reconduciremos comportamientos de desinterés, peleas, resistencia ante las normas, no ayudar, no empatizar, molestar y falta de trabajo en equipo
Tierra de la Abundancia, representa el color amarillo y va encaminado a gestionar comportamientos de egoísmo, no compartir, no repartir de manera equitativa
Tierra del Silencio, representa el color violeta y es el espacio donde gestionaremos comportamientos de gritos, insultos y malos modos
Sendero del Viento, representa el color verde, donde reconduciremos comportamientos de envidia
Un lugar de Fantasía, representa el color naranja. Será visitado por el alumno ante comportamientos en los que se utiliza el lloro como recurso para conseguir un logro o llorar sin motivo
Acantilado de Cristal, representa el color azul y va a ayudar al alumno a gestionar comportamientos de ansiedad, impulsividad y nerviosismo. No saber esperar.
Rincón de Luciblanca, espacio de luz blanca al que acuden los niños tras haber completado un proceso de reconducción conductual, un proceso exitoso.

Cada uno de estos ocho espacios en el aula son vistos por los alumnos como LUGARES DE AYUDA en los que se encuentran las herramientas necesarias para ayudarles y reconfortarles ante una situación de estrés, enfado, rabia… Todos ellos diferentes, con material específico en base a la conducta que se va a reconducir.
Porque no es lo mismo reconducir conductas de enfado, que de tristeza o desinterés, no pueden ser iguales los elementos mediadores que ayuden al alumno a alcanzar la reconducción conductual completa de forma satisfactoria.