18 de octubre del 2.020

Los niños gritan porque no saben manejar correctamente algunas emociones negativas y es su manera de transmitir su malestar.

Cuando el adulto reacciona a los gritos de un niño, dándole lo que pide, el niño seguirá utilizando los gritos como recurso para seguir consiguiendo logros y será una forma eficaz de comunicación puesto que da respuesta a sus necesidades.

Por otro lado un niño también grita por imitación, por lo tanto, los adultos debemos cuidar siempre una buena comunicación en un tono adecuado.

En muchos casos los niños que asisten por primera vez al centro escolar, tienen interiorizados los gritos como forma de comunicación, y no es fácil y tampoco rápido erradicar está conducta.

En Proyecto Jarque trabajamos las conductas de gritos y malos modos a través del color violeta y a través de un personaje muy especial llamado Don Gritón. Lo conoceremos en este vídeo.