13 de septiembre del 2.020

Los niños en edades tempranas tienden a querer satisfacer sus necesidades de forma impulsiva sin tener en cuenta para ello a los demás. El egoísmo forma parte del desarrollo evolutivo normal en los niños. Concretamente este tipo de conductas aparecen a partir del primer año y se mantienen hasta los 6 años edad. Por lo tanto, son conductas normales dentro de esta franja de edad pero que si no se reconducen correctamente y se mantienen en el tiempo pueden terminar perjudicando a las relaciones interpersonales en un futuro.

Os presentamos en este vídeo a Don Egoísta, el personaje responsable de reconducir en las aulas todas las conductas de egoísmo que acontezcan a lo largo de la jornada escolar.