“Los niños de la franja de edad más alta se quedan absortos con la
historia. Los niños de un año no entienden la historia, pero quedan atrapados por la estimulación sensorial que provoca el juego de luces“.