30 de mayo del 2.022

  •  Planifica por adelantado

Los niños no se sienten castigados si pueden prevenir las consecuencias por adelantado. Los niños están más dispuestos a cumplir reglas que ellos han contribuido a establecer. Pregúntale sobre cuáles son sus sugerencias acerca de las consecuencias por cualquier conducta. Esto les ayuda a ir aprendiendo la conducta correcta.

  • Decide qué puedes hacer

Debes aprender que la única conducta que puedes controlar es la tuya. Decide qué puedes hacer en vez de tratar de controlar a otros. Muchos padres están muy ocupados tratando de controlar a sus niños en vez de ocuparse por aprender a controlarse ellos mismos. Reorienta en lugar de prohibirles hacer algo. Es preferible deciles lo que pueden hacer ante lo que no pueden hacer.

  • Utiliza la honestidad emocional

Cuando un niño siente coraje o resentimiento lo expresa, al escucharlo trata de explicarle que no hay nada malo en experimentar estos sentimientos. Los sentimientos son diferentes a los pensamientos. Los sentimientos describen que algo está pasando dentro de uno. Cuando se aprende a sacar fuera estos sentimientos, se gana una valiosa información sobre uno mismo. Los sentimientos no son buenos ni malos, propios o impropios, lógicos o ilógicos. Son tan sólo sentimientos. Lo más importante es que hay que poner atención a los sentimientos, darles nombre y decirle a otros cómo uno se siente porque son el motor de nuestra conducta.

  • Tiempo especial para estar juntos

Los niños necesitan tiempo para estar solos con sus padres. Cuanto más pequeños, más lo necesitan. Planifica actividades para estar con tu niño/a y disfrutar de un tiempo en especial. Juega de forma espontánea, lo importante es sacar tiempo para compartir y divertirse. Al divertirse juntos muchos problemas desaparecen, los niños experimentan el placer de plenitud al compartir con sus padres.

  • Transmítele un mensaje de cariño

Amar no es suficiente, cuida cómo llega el mensaje de amor. Los niños forman la opinión sobre ellos mismos por medio de las percepciones que les demuestra lo que se siente por ellos. Cuando se sienten queridos, que son importantes, tienen una base sólida en qué fundamentarse para su desarrollo potencial.