10 de agosto del 2.020

El egocentrismo es una característica muy común en los comportamientos de los niños en edades tempranas. Don Despreocupado nos va a ayudar en el aula a canalizar todos los comportamientos que tengan que ver con un gran desinterés hacia los demás. Cuando ocurren conductas de este tipo dentro del aula, tiraremos a Don Despreocupado por la cara negativa en la fase número dos del protocolo de actuación. Esta acción nos informa de que hay que subsanar un acontecimiento ocurrido en el aula.

No giraremos a Don Despreocupado por la cara positiva hasta que no hayamos conseguido una reconducción conductual positiva del hecho en la fase 6 del protocolo.